Secretos para comprar una moto Usada

Mientras que la venta de motos a estrenar desciende cada vez más, el mercado de las motos de segunda mano se incrementa. ¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar una moto usada?

A la vez que cae el mercado de las dos ruedas, la moto de ocasión no hace más que subir. Cierto es que la crisis aprieta, pero la inmensa oferta de motos de segunda mano hace que no ahogue. Te lo ponemos fácil para comprar una moto usada, ahí van nuestros consejos.

    • Revisa bien el estado de la horquilla trasera y, si es posible, sube la moto en un caballete y gira la rueda para ver si hay «juegos», éstos son habituales en motos de campo, sobre todo en motos de cross por los saltos.
    • Retrovisores, puños y manijas, pernos eje rueda delantera, son las partes de la moto más expuestas en las caídas. Aunque han podido ser reemplazadas, no está de más comprobar su estado.
    • Posa pies y avisadores son testigos de las inclinadas. El que estén raspados dice que el dueño de la moto ha tumbado bastante (o se ha caído).
    • El estado de los neumáticos nos ofrece una información interesante sobre el uso de la moto. Si los laterales están más gastados que la banda central, es un claro ejemplo de que la moto se ha usado en circuito.
    • Fíjate bien en que plásticos y tapas encajen bien entre sí, un punto especialmente crítico en los scooter. Si ha habido caída, normalmente se descuadran.
    • Comprobar los kilómetros del odómetro (total), aunque este dato puede estar manipulado, tanto en marcadores digitales como en analógicos.
    • Las partes bajas son un buen indicativo del cuidado que ha tenido el dueño a la hora de bajar bordes. Agáchate y revisa escapes -si pasan por ahí- y el estado de la quilla, si tiene.
    • Pasa el dedo por los discos de freno para comprobar que la superficie esté plana y sin surcos.
    • Verificar el estado de las llantas y ver si tienen algún golpe o «llantazo».
    • También que la horquilla delantera no tire aceite por los retenes.
    • Observar que no «humee» y tener especial cuidado si el mismo es de color «azulado».
    • Verificar la tornilleria que no presente cuadrantes «zafados» como asi evidencia de pegamento en lugares donde van juntas, ya que esto nos dice mucho de quien intervino en la moto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *